Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

25 mar. 2014


El Buda dijo que debemos someter completamente nuestras mentes. Hagamos lo que hagamos, para bien o para mal, es nuestra mente la que es el verdadero agente. En lo más profundo de nuestro ser, todos deseamos una cosa: queremos ser felices. No queremos sufrir. Pero debido a esto - este querer - las tres contaminaciones del deseo, la aversión y la ignorancia surgen, y el sufrimiento es lo que conseguimos. Es a causa de estas corrupciones que vamos acumulando acciones que nos impiden escapar del Samsara. Así que es importante desde el principio ver la diferencia entre una buena motivación y una mala. Nuestra atención debe ser nuestro maestro. Debemos examinar lo que es positivo y qué es negativo con atención plena. Si surgen pensamientos positivos, debemos estar de acuerdo con ellos. Si surgen pensamientos no virtuosas, debemos poner fin a los mismos. Una mente virtuosa es la fuente de la felicidad. Una mente no virtuosa es la fuente del dolor.

Dudjom Rinpoche.