Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

21 sept. 2014

Cambio de rumbo

Es fácil ir con la corriente cuando todo va a tu manera. Cuando nada parece ir a tu manera, ir con la corriente te llevará aún más lejos de donde quieres estar. En esta situación, puedes nadar contra la corriente, o cambiar el rumbo.

Para cambiar el rumbo de tu percepción, se paciente contigo mismo. Las mareas tienen su propio tiempo, en armonía con la Tierra. Si la marea se va por el camino equivocado, no nades contra ella, nada hasta la orilla, o descansa en una isla donde estás a salvo. Al tratar con el flujo y reflujo de tus emociones, es importante recordar que un lugar de descanso seguro está siempre a tu alcance. Cuando reconoces que estás atrapado en una corriente emocional que te está haciendo tomar distancia de donde quieres estar, ya estás alcanzando la orilla.  Al ver que los pensamientos están simplemente fluyendo con la emoción, puedes sentarte en la orilla de tu yo superior y con paciencia ver los pensamientos que se agitan junto a ti. Tu mayor Sí mismo permanece en armonía con la naturaleza, no importa en qué dirección fluya la marea . Cuando te sientas en la orilla estable, o en tu isla segura, puedes respirar en el viento furioso, y espirar con amable paciencia. Tu respiración dentro y fuera te recuerda el ir y venir de las mareas, los ciclos de la Tierra. Tratar con tu emoción difícil te traerá la paz de la mente para hacer frente a las circunstancias difíciles. Una vez que te hayas comprometido a sentarte pacientemente en la isla durante todo el tiempo que haga falta, segundos o siglos, esa paciencia y compromiso con la paz, te hará cambiar el curso de tu emoción. Puedes aliviar la espalda en el río y flotar a donde necesitas ir. A medida que aprendes a navegar por tu río con habilidad y compasión, te convertirás en una isla para los demás. El río puede ir y venir en perfecta armonía.


http://zenmister.tumblr.com/post/98053115711/turning-the-tide-2