Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

5 oct. 2014

“The sudden realization that we are alone, and at the mercy of people or events indifferent to our personal needs, desires, and destiny, can lead us into a pervasive feeling of loneliness, sadness, pessimism, meaninglessness, and inertia. Without pleasure, security, conviviality, belief in the friendliness of the world, and meaning, life loses its purpose, and anguish reigns. The physical energies for living may still be present, but the assurance that life promises fulfillment has become doubtful or even lost. This is depression due to a lack of spirit rather than a lack of will.”
— Efrem Korngold, LAc, O MD and Harriet Beinfield, LAc, Chinese Medicine and the Mind. EXPLORE July/August 2006, Vol. 2, No. 4.


"La súbita comprensión de que estamos solos, a merced de personas o eventos indiferentes a nuestras necesidades personales, deseos, y un destino, nos puede llevar a un sentimiento generalizado de soledad, tristeza, pesimismo, falta de sentido e inercia. Sin placer, seguridad, convivencia, la creencia en la amabilidad del mundo, y sin significado, la vida pierde su propósito, y reina la angustia. Las energías físicas para la vida aún pueden estar presentes, pero la seguridad de que la vida promete un cumplimiento, se ha convertido en dudosa o incluso perdido. Se trata de la depresión debido a la falta de espíritu más que una falta de voluntad ".
- Efrem Korngold, LAc, O MD y Harriet Bein fi eld, LAC, la medicina china y la Mente. EXPLORAR julio / agosto de 2006, vol. 2, N ° 4.