Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

5 nov. 2014

La felicidad de los seres en el mundo está íntimamente ligada a sus estados mentales y a las acciones generadas por esos estados mentales. Con relación a esto hay un verso en el Sutta Nipāta (313), uno de los textos del Khuddaka Nikāya, donde se dice que en tiempos muy antiguos había solamente tres enfermedades: 1) deseo (icchā), 2) hambre (anasana) y 3) vejez (jarā). Después continúa diciendo que debido a la matanza de animales, el número de enfermedades se incrementó.

También en el Cakkavatti Sutta del Dīgha Nikāya, la colección de discursos largos, el Buddha dice que cuando el gobernante (el rey en el caso específico de ese discurso) fracasa en su deber de proveer las necesidades básicas, la pobreza se vuelve generalizada. Después, alguien toma aquello que no ha sido dado, roba. A partir de esta situación comienza un curso de eventos que conduce a la disminución del periodo de vida. Es interesante la mención del hambre como una enfermedad y como una enfermedad que ha existido desde los primeros tiempos de la humanidad.

En el Dhammapada hay un verso (203) que dice que el hambre es la peor enfermedad. Para curar y aliviar esta enfermedad, diariamente consumimos alimentos y de esta manera podemos vivir hasta la muerte. Es una "enfermedad" a la que todos los seres vivientes están sujetos en todo momento.

 Venerable Bhikkhu Nandisena. Texto completo: http://portalbuddhista.net/files/fdd/pdf/salud_enfermedad.pdf