Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

14 ene. 2015


“Algunos maestros definen atención consciente como ‘no reaccionar’ o ‘aceptación radical’. Si buscas estas palabras en el vocabulario del Buddha, lo más cercano que encontrarás son ecuanimidad y paciencia. La ecuanimidad significa aprender a poner a un lado tus preferencias para que puedas observar qué cosas están presentes. La paciencia es la habilidad para no fastidiarse con las cosas que no te gustan, de permanecer en situaciones difíciles aún cuando estas no se resuelvan tan rápido como deseas. Pero para establecer la atención consciente, permaneces con cosas desagradables no solo para aceptarlas, sino para observarlas y entenderlas. Una vez que has visto con claridad que una cualidad como la aversión o la codicia son dañinas para la mente, no puedes permanecer paciente o ecuánime ante esto. Tienes que realizar todo el esfuerzo necesario para deshacerte de estas cualidades dañinas introduciendo otros factores del camino: la recta intención y el recto esfuerzo”.
Thanissaro Bhikkhu