Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

24 feb. 2015

cuento zen


Cuenta la historia que hace tiempo, había un monasterio zen donde vivían 20 monjes. Al poco llegó una monja. La monja era de rasgos bellos, incluso con la cabeza afeitada. Y no tardó en suceder que varios monjes sintieran atracción hacia ella. Uno de ellos, llegó incluso a escribirle una carta y dejarla en su cámara. Ella la leyó, no sé si conociendo al autor o no. Y sucedió así, que la siguiente vez que se reunió toda la comunidad, cuando hubieron acabado aquello que les llevó a reunirse, esta monja se puso en pie y dijo en voz alta: “Si me quieres tanto abrázame ahora”.

fuente:  https://luz0de0atencion0constante.wordpress.com/2012/06/14/el-capcricho-y-la-sinceridad-de-corazon-puro/