Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

4 mar. 2015

embracing life ... abrazar la vida


"When the stubborn, frozen solidity of necessary selves and things is dissolved in the perspective of emptiness, a contingent world opens up that is fluid and ambiguous, fascinating and terrifying. Not only does this world unfold before us with awesome subtlety, complexity, and majesty, one day it will swallow us up in it’s tumultuous wake along with everything else we cherish. The infinitely poignant beauty of creation is inseparable from its diabolic destructiveness. How to live in such a
turbulent world with wisdom, tolerance, empathy, care, and nonviolence is what saints and philosophers have struggled over the centuries to articulate. What is striking about the Buddhist approach is the rather than positing an immortal or transcendent self that is immune to the
vicissitudes of the world, Buddha insisted that salvation lies in discarding such consoling fantasies and embracing instead the very stuff of life that will destroy you."

Stephen Batchlor, Living with the Devil, p.10

*****

"Cuando la obstinada solidez, congelada de seres y cosas necesarias es disuelta en la perspectiva de la vacuidad, un mundo contingente se abre, que es fluido y ambiguo, fascinante y aterrador. No sólo
este mundo se despliega ante nosotros con sutileza impresionante, la complejidad y majestad, un día nos tragara en esa estela turbulenta junto con todo lo demás que apreciamos. La belleza infinitamente conmovedora de la creación es inseparable de su destructividad diabólica. Cómo vivir en tal turbulento mundo con la sabiduría, la tolerancia, la empatía, el cuidado y la no violencia es lo que los santos y filósofos han luchado durante siglos a articular. Lo que sorprende en el enfoque budista, es el lugar que postula un ser inmortal o trascendente que es inmune a la vicisitudes del mundo, Buda insistió en que la salvación radica en descartar esas fantasías consoladoras y abrazar en cambio a la misma materia de la vida que te destruirá ".

Stephen Batchlor, Viviendo con el Diablo, p.10