Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

1 may. 2015

Nuestra vida viene a nosotros


"…Es muy importante no sentirse demasiado responsable. El peor castigo que puedes recibir en la vida es sentir “todo depende de mí”. Ese es un lugar muy triste y solitario. En realidad, nuestra vida se pone de manifiesto a través de estar con los demás. Nuestra vida viene a nosotros; nos es dada cuando hacemos el gesto de darle la bienvenida. Y a veces eso es alegre y a veces es triste pero es una revelación; no es una cosa a la que te puedas agarrar. Este es realmente el corazón fundamental de las enseñanzas dzogchen; que no hay cosas, solo hay momentos de experiencia inasible surgiendo en el campo abierto de la presencia consciente. Y cuanto más vemos que estamos integrados en espaciosidad abierta más los momentos están bien tal como son."

James Low