Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

12 jul. 2015

Milarepa

Meditando en el amor y la compasión,

olvidé la diferencia entre el ‘yo’ y los demás.

Meditando en mi maestro,

olvidé a los influyentes y poderosos.

Meditando en los Budas y Bodisatvas,

olvidé el mundo burdo de los sentidos.

Meditando en la instrucción de la tradición oral,

olvidé los libros de la dialéctica.

Meditando en la dicha de la soledad,

olvidé la necesidad de complacer a parientes y amistades.

Asimilando la enseñanza en el flujo de la conciencia,

olvidé participar en polémicas doctrinales.

Viviendo sencillamente en cuerpo y mente,

olvidé el desprecio y la arrogancia de los grandes.

Convirtiendo este cuerpo en monasterio,

olvidé los monasterios de ladrillo y mortero.

Abrazando el espíritu en lugar de la letra,

olvidé los juegos de palabras.

―Milarepa