Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

27 dic. 2015

Cuando aquietamos la mente y miramos cuidadosamente nuestra experiencia, vemos que este mundo es un mundo de constante cambio e inseguridad. Cualquier cosa que surge en nuestra vida, no importa cuánto nos esforcemos para estabilizarlo, pasará. Lo que aparece es transitorio y por lo tanto no puede durar. Lo que aparece no es confiable y no hay refugio, sin ancla, ningún refugio es seguro. En última instancia, debemos abandonar nuestro yo, mio, mi. Hagamos lo que hagamos, la pregunta debe surgir, es esto para mí o para todos los seres? El Buda dijo una vez: Este mundo es un océano de sufrimiento. Así que nuestro trabajo, cada uno de nosotros, es ser consciente, apreciar este momento, de hecho esta vida, alcanzar una mente que es clara como el espacio, y ayudar a salvar a todos los seres del sufrimiento.
- Maestro Zen Ji Haeng
***
When we quiet the mind and look carefully at our experience, we see that this world is a world of constant change and insecurity. Anything that arises in our life, no matter how hard we try to stabilize it, will pass away. Whatever appears is transitory and thus can never last. Whatever appears is not dependable and there is no refuge, no anchor, no safe haven. Ultimately we must abandon our I, my, me. Whatever we do, the question should arise, is this for me or for all beings? The Buddha once said, This world is an ocean of suffering. So our job, each one of us, is to be mindful, appreciate this moment, indeed this life, attain a mind which is clear like space, and help save all beings from suffering.
— Zen Master Ji Haeng