Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

8 dic. 2015

feeling good ,,, sentirse bien ZEN



Zen is not a warm and fuzzy practice, except when your experience is warm and fuzzy. Zen is a practice of rigorous discipline designed to help practitioners realize their True Nature. This realization may be confused with a specific state of mind. It may be idealized as enlightenment. It may be seen as a great spiritual goal. It may be a confirmation of something you have always known. It may feel good.

The goal of Zen is not personal enlightenment or realization. That is a stepping stone. That is another moment. The primary goal is the Buddhist goal of relieving suffering for all beings. The goal is not to sit on a mountaintop in eternal bliss, but to compassionately engage with the world to bring an end to suffering. That is a lofty goal. Understanding that goal, places the other lofty goal of personal realization much closer. Understanding that larger goal and our role in realizing it, produces a sense of the humility with which we approach these goals. It is a fine line between humility and futility, but it is clear that we cannot achieve that goal alone. If I can stop suffering and you are still suffering, I am only half way there, and I am nowhere at all.

A beautiful byproduct of all these practitioners throughout time and around the world, on mountaintops and on city streets, practicing pointedly to end suffering is that they have discovered and developed techniques and skills to help people who are not interested in discovering their True Nature. Some people reach for a warm fuzzy cat to feel good, others reach for Zen. Those who immerse themselves in Zen, feel good sometimes and feel lousy sometimes, they use both feelings to help them remain present and look into how things are.

Wanting to feel good is a natural place to begin exploring Zen, mindfulness, meditation, alcoholism, drug abuse, and other feel-good practices. When we notice that desire to feel good, we notice it from a place of suffering. One thing we can learn from Zen is to meet that suffering, directly, with compassion. Whether we practice Zen in a cave for nine years, or conversationally at parties, meeting suffering with compassion, rather than hiding it under a warm and fuzzy blanket is a way to feel better. Compassion is our essence, it is a skill, and also, it feels good.

http://www.zenmister.com/feel-good-zen/

***

Zen no es una práctica cálida y difusa, excepto cuando su experiencia es cálida y difusa. Zen es una práctica de la disciplina rigurosa diseñada para ayudar a los practicantes darse cuenta su verdadera naturaleza. Esta toma de conciencia puede ser confundida con un estado específico de la mente. Puede ser idealizado como la iluminación. Puede verse como una gran meta espiritual. Puede ser una confirmación de algo que siempre has conocido. Puede sentirse bien.

El objetivo del Zen no es la iluminación personal o realización. Eso es un trampolín. Ese es otro momento. El objetivo principal es la meta budista de aliviar el sufrimiento de todos los seres. El objetivo no es sentarse en una montaña en la bienaventuranza eterna, sino a comprometerse con compasión con el mundo para poner fin al sufrimiento. Ese es un noble objetivo. Entendiendo este objetivo, se coloca el otro noble objetivo de la realización personal mucho más cerca. Comprendiendo esta gran meta y nuestro papel en darnos cuenta de ello, se produce un sentido de la humildad con el que nos acercamos a estos objetivos. Es una línea muy fina entre la humildad y la futilidad, pero está claro que no podemos lograr ese objetivo solos. Si puedo dejar de sufrir y usted todavía está sufriendo, estoy a la mitad del camino, y yo no estoy en ningún lugar después de todo.

Un precioso subproducto de todos estos practicantes de todo el tiempo y en todo el mundo, sobre la cima de las montañas y en las calles de la ciudad, que practican deliberadamente poner fin al sufrimiento, es que han descubierto y desarrollado técnicas y habilidades para ayudar a las personas que no están interesados en el descubrimiento de su verdadera naturaleza. Algunas personas buscan a un gato caliente para sentirse bien, otros el Zen. Los que se sumergen en el Zen, se sienten bien a veces y se sienten fatal a veces, usan ambos sentimientos para ayudarlos a permanecer presentes y mirar en cómo son las cosas.

Querer sentirnos bien es un lugar natural para comenzar a explorar el zen, mindfulness, meditación, alcoholismo, abuso de drogas y otras prácticas para sentirnos bien. Cuando nos damos cuenta del deseo de querer sentirnos bien, nos damos cuenta a partir de un lugar del sufrimiento. Una cosa que podemos aprender del Zen es conocer ese sufrimiento, directamente, con la compasión. Tanto si practicamos el Zen en una cueva durante nueve años o conversacionalmente en las fiestas, conociendo el sufrimiento con compasión en lugar de escondernos debajo de una manta cálida y difusa, es una manera de sentirnos mejor. La compasión es nuestra esencia, es una habilidad, y también, se siente bien....