Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

25 jun. 2013





Aunque estudie tantos sutras como un elefante pueda cargar a las espaldas,
si no abandono la adhesión y el afecto por el ego[1],
mi mente permanecerá lejos del Dharma.
Bendíceme para descubrir el conocimiento de la igualdad[2].


El agua no se estanca en las cimas del orgullo y la fama.
Aunque otros me consideren superior o dotado,
si no he logrado apagar los tres fuegos[3],
mis actos permanecerán lejos del Dharma.
Bendíceme para manifestar el conocimiento efectivo.


¿De qué color es el capullo que florece sin verse?
Los sueños, las fijaciones, las experiencias distintas[4];
la ausencia de conexión[5], las apariencias disímiles[6], y la concomitancia invariable [7]
—el objeto y el sujeto tienen la misma naturaleza.
Bendíceme para mantener siempre una disposición alegre.


Informado por la sabiduría y movido por la compasión,
ruego sanar a los enfermos, nutrir a los jóvenes,
proteger a los débiles, amar a los bellos,
servir a los buenos, honrar a los sabios,
y vivir a la altura de mis votos sublimes[8].
Bendíceme para beneficiar a todos los seres, constante y espontáneamente.


Entrenamiento mental 60 - 63: Evaluación

Todo el Dharma se reduce a una clave.

De los testigos, el principal.

Mantener siempre una disposición alegre.

Es posible practicar rodeado de distracciones.



[1] La falsa creencia en un sujeto independiente (“yo”), y la aflicción del amor por el ego.

[2] Los cinco conocimientos puros son: el de la talidad, el reflectante, de la igualdad, del discernimiento, y el efectivo.

[3] El apego, la aversión, y la indiferencia, que conducen a la ausencia de virtud.

[4] Ejemplos de la representación mental interna. La ficción, el arte, y la fotografía son otros ejemplos.

[5] No hay conexión de identidad o producción entre las substancias materiales y la conciencia insubstancial.

[6] El mismo objeto puede percibirse distintamente por varios sujetos.

[7] El objeto percibido y la conciencia del objeto siempre aparecen simultáneamente (la forma y la conciencia de la forma, hasta las formaciones kármicas y la conciencia cumulativa).

[8] Los siete síntomas de la manifestación espontánea de la perfección natural.