Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

8 sept. 2013

buen día !

escultura en manteca alrededor
de la imagen del Dala


El deseo y la aversión son la raíz de las ilusiones. Todas las demás imperfecciones se derivan de ellas.
A primera vista, el deseo nos parece más dañino para nosotros y la aversión para los demás. Pero si examinamos con mayor atención ambas actitudes, descubriremos que la aversión nos hiere igual que todo lo demás.
Esa sensación y sus causas pueden ser vencidas mediante la paciencia ejercida en contra de todo lo que nos provoca.
Dando pruebas de paciencia, no dejamos lugar para que se produzca ninguna irritación.

"Dalai Lama"