Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

9 abr. 2014


Tu Yu y Tzu Sang eran amigos. Había llovido diez días seguidos. Tzu Yu se dijo: Tzu Sang, tal vez, habrá enfermado de hambre. Hizo un paquete con comida y fue a darle de comer. Cuando llegó a la puerta de Tzu Sang, oyó algo que parecía un canto o un lloro. Acompañado de su laúd cantaba. ¿Es mi padre o es mi madre, es el Cielo o son los hombres? Apenas era capaz de pronunciar las palabras y se esforzaba en cantar sus versos. Tzu Yu entrando le preguntó: ¿Por qué canta su Merced esos versos? Le contesta: Estoy pensando en quién me ha reducido a este extremo y no le encuentro. Mis padres ¿por qué habrían de querer que yo fuera pobre? El Cielo nos cubre sin parcialidad a todos; la Tierra nos sustenta también sin parcialidad. ¿Por qué el Cielo y la Tierra habrían de querer, con parcialidad, que yo fuera pobre? Busco la causa y no la encuentro; con todo he llegado a este extremo. ¿Es mi destino?

**********


La muerte y la vida son mandato del Cielo como la regularidad del día y de la noche es ley del Cielo. Que no nos sea grato se debe a nuestro afecto a las cosas. Ellos (los santos) tienen particularmente al Cielo como a su padre y le aman en su corazón ¡cuánto más al Transcendente Absoluto . El hombre considera particularmente a su rey, superior a si y hasta se deja morir por él ¡cuánto más por quien lo es en verdad!
Cuando el manantial se seca, los peces, que quedan en seco, se alientan mutuamente su húmeda respiración y se mojan mutuamente con su saliva. ¡Cuánto mejor estarían en el río o en el lago olvidados unos de otros En lugar de elogiar a Yao y vituperar a Chieh, mejor fuera olvidarse de ambos y transformarse en el Tao.
La Gran Masa me ha cargado con la carga de mi cuerpo, me ha agobiado con esta mi vida, mi jubila con la vejez y me extingue con la muerte. Si me es buena al darme la vida, al darme la muerte me debe ser también buena.
chuang tzu  -Mi Maestro y mi Origen-