Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

17 sept. 2015

impermanencia

Todo cambia. Nada permanece igual.
Muchos ya han muerto, tanto jóvenes como viejos.
Yo tengo la misma naturaleza.
Mi cuerpo, mis asuntos, y mis placeres son efímeros.
No conozco las circunstancias de mi muerte.
Si mi mente se encuentra en un estado inicuo,
experimentaré un sufrimiento aterrador.
Sentiré temor de renacer,
y vagaré sin rumbo en las tinieblas.
Debo adoptar una práctica espiritual pura.
Para satisfacer las aspiraciones de los demás
y alcanzar mi propia felicidad,
estableceré una práctica consecuente del Dharma
y la mantendré desde este instante hasta mi muerte.

-Yetsun Taranata