Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

20 ene. 2016

Otros mundos (que están en éste)

Otros mundos
K. Sri Dhammananda Maha Thera

A la luz de los modernos descubrimientos de la ciencia, podemos apreciar las limitaciones
del mundo humano y la hipótesis de que otros sistemas de mundos pueden existir en otras partes del universo.

En ciertas ocasiones, el Buda comentó sobre la naturaleza y composición del universo. De acuerdo al Buda, existen otras formas de vida en otras partes del universo. El Buda mencionó que hay 31 planos de existencia dentro de los universos (1). Estos son:

- 4 estados de infelicidad o reinos subhumanos (la vida en mundos infernales, de fantasmas y de demonios)
- 1 mundo humano
- 6 reinos celestiales (Devalokas)
- 16 reinos de finas formas materiales (Rupalokas)
- 4 reinos sin forma. (Arupalokas)


La existencia de esos otros sistemas de mundos debe ser todavía confirmada por la ciencia moderna. Sin embargo, los científicos modernos están ahora trabajando con la hipótesis de que existe la posibilidad de otras formas de vida existiendo en otros planetas. Como un resultado de la rapidez del actual progreso científico, podremos encontrar pronto a seres vivos en otros planetas en lugares remotos del sistema de esta galaxia. Quizás les encontraremos sujetos a las mismas leyes que nosotros mismos. Pueden ser físicamente bastante diferentes en los elementos y la composición química y existir en diferentes dimensiones. Pueden ser mucho más superiores a nosotros o pueden ser mucho más inferiores.

¿Por qué debe ser el planeta Tierra el único en contener formas de vida?. La tierra es un pequeño punto en un inmenso universo. Sir James Jeans, el distinguido astrofísico, estimó que el universo entero debe ser alrededor de mil millones de veces tan grande como el área del espacio que es visible a través del telescopio. En su libro The Mysterious Universe, afirma que el total de números de universos es probablemente algo similar al total de números de granos de arena de todos los mares del mundo. En semejante cosmos, si el planeta Tierra estuviera respecto al Sol a una séptima parte de un segundo, llevaría probablemente algo como 100.000 millones de años poder atravesar el universo. Así es de vasto el cosmos. Cuando consideramos la inmensidad de los muchos universos componiendo lo que popularmente llamamos el "espacio exterior", la hipótesis de que otros sistemas de mundos puedan existir es científicamente posible.

A la luz de los modernos descubrimientos científicos podemos apreciar las limitaciones del mundo humano. Hoy la ciencia nos ha enseñado también que hay otras frecuencias vibracionales que están por encima o por debajo de nuestro rango de recepción. Con el descubrimiento de las ondas de radio, los rayos X, ondas de TV y microondas, podemos apreciar la visión extremadamente limitada de nuestros órganos sensoriales tal como un niño pequeño se asoma por la grieta de una puerta. Esta consciencia de nuestra limitada percepción nos demuestra la posibilidad de que otros sistemas de mundos puedan existir separados de nosotros o interpenetrados con nosotros.

Respecto a la naturaleza del universo, el Buda dijo que un principio y un fin del universo es inconcebible. Los budistas no creen que el mundo se acabará súbitamente en una completa y total destrucción. No hay tal cosa como la total destrucción de un universo entero y de una vez. Cuando una cierta sección del universo desaparece, otra sección permanece. Cuando la otra sección desaparece, otra sección reaparece o evoluciona fuera de las materias dispersadas del universo anterior. Esto se forma por la acumulación de moléculas, elementos básicos, gas y numerosas energías; una combinación soportada por los impulsos cósmicos y la gravedad. Esta es la naturaleza de las energías cósmicas. Esto es por lo que el Buda dice que el principio y el fin del universo es inconcebible.

Fue en una cierta y especial ocasión cuando el Buda comentó sobre la naturaleza y composición del universo. Cuando habló tuvo que adecuarse a la capacidad de entendimiento de quien preguntaba. Buda no estaba interesado en la clase de especulación metafísica que no conduce al desarrollo espiritual.

Los budistas no comparten el punto de vista mantenido por alguna gente de que el mundo será destruído por un dios cuando ya no existan mas creyentes y cuando más corrupciones tomen su lugar entre los seres humanos. Con respecto a esta creencia que la gente puede plantear, ¿por qué entonces ese dios en lugar de destruirlo con su poder no puede usar ese mismo poder para influenciar a la gente para que se vuelvan creyentes y para erradicar las prácticas inmorales de sus mentes?. Pero ya sea que ese dios pueda destruir o no, es natural que un día existirá el fin de todo aquello que ha venido a existir . Sin embargo, en el lenguaje de Buda, el mundo no es nada mas que la combinación, existencia, desaparición, y recombinación de mente y materia (nama y rupa).

En el análisis final, la enseñanza del Buda va más allá de los descubrimientos de la ciencia moderna a pesar de lo impresionantes que puedan resultar. En ciencia, el conocimiento del universo capacita al ser humano a manejarlo para su comfort material y bienestar y seguridad personal. Pero el Buda enseña que no hay cantidad de conocimiento que finalmente libere al hombre del dolor de la existencia. Debe esforzarse por sí mismo diligentemente hasta que llegue al verdadero entendimiento de su propia naturaleza y de la naturaleza cambiante del cosmos. Para ser una persona verdaderamente libre, debe buscar como domesticar su mente y destruir su apego a los placeres de los sentidos. Cuando alguien entiende verdaderamente que el universo que está intentando conquistar es impermanente, entonces se ve a si mismo como Don Quijote luchando contra los molinos de viento. Con este punto de vista correcto sobre sí mismo, gastará su tiempo y energía en conquistar su mente y destruir la ilusión de su individualidad, sin malgastar sus esfuerzos en asuntos pocos importantes e innecesarios.

(1)La cosmogonía clásica del budismo contempla un patrón basico de reinos de existencia con distintos tipos de seres y que abarca cualquier universo o universos concebibles. En el Canon Pali se alude varias veces a la existencia de seres vivos que no son normalmente percibidos, así como a los que viven en otros mundos o en otras galaxias. Dentro de los cánticos realizados cotidianamente por los monjes en los monasterios, se recita la invitación a los devas de otras galaxias: Que los devas de galaxias vecinas puedan venir aquí, que puedan escuchar el verdadero Dharma del Rey de los sabios, que conduce al cielo y a la emancipación. (A Chanting Guide). La explicación de los distintos reinos de existencia también tiene una dimensión individual y mental, referente a la propia experiencia de la realidad y del mundo mientras estamos vivos. En ella se experimentan estados radiantes y alegres, moderados, de brutalidad o animalidad, y también de gran sufrimiento o infernales. Ambas explicaciones suelen recibir un peso distinto según el contexto, y también muchos practicantes distribuyen ese peso en su práctica segun su entendimiento.

fuente: www.budismo.net