Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

28 feb. 2016



     


Siempre que los estudiantes o aquellos más allá del aprendizaje, despiertan la mente, por primera vez plantan una naturaleza búdica. Trabajando con los cuatro elementos y cinco grupos, si practican sinceramente alcanzan la iluminación. Trabajando con plantas, árboles, cercas y paredes, si practican sinceramente ellos alcanzarán cultura. Esto se debe a q los cuatro elementos y cinco grupos y plantas, árboles, cercas y paredes son compañeros de estudios; porque son de la misma esencia, porque son la misma mente y la misma vida, porque son el mismo cuerpo y el mismo mecanismo.

- Dogen Zenji, budista Zen japonés Gran Maestro El despertar de la mente sin igual, # 31
Traducido por Thomas Cleary, Rational Zen: La Mente de Dogen Zenji

***

Whenever learners or those beyond learning awaken the mind, for the first time they plant one buddha-nature. Working with the four elements and five clusters, if they practice sincerely they attain enlightenment. Working with plants, trees, fences and walls, if they practice sincerely they will attain enlightenment. This is because the four elements and five clusters and plants, trees, fences and walls are fellow students; because they are of the same essence, because they are the same mind and the same life, because they are the same body and the same mechanism.

- Dogen Zenji, Japanese Zen Buddhist Grand Master Awakening the Unsurpassed Mind, #31
Translated by Thomas Cleary, Rational Zen: The Mind of Dogen Zenji